La mujer en el Béisbol: Una Historia de Superación

March 8, 2021
Poco a poco las mujeres han ganado espacio en el ámbito beisbolero y deportivo en sentido general.

Por Robiel Vega

En una fecha como hoy, es imposible pasar por alto el papel de las féminas en la historia del béisbol. Hoy quisiera rendir homenaje a todas las que con el decursar del tiempo, han roto barreras y tabúes para practicar el deporte de sus amores.

Un dato interesante es que, para 1870, una mujer en Estados Unidos no podía votar, tampoco ser dueña de propiedades después de contraer nupcias, pero si podía jugar al béisbol. Ahora, era realmente un reto practicarlo vistiendo los uniformes de la época: faldas hasta los tobillos con fondos incluidos, blusas de mangas largas que le cubrían hasta el cuello y zapatos de tacón alto; mucho más difícil si tenemos en cuenta que el vestuario, en su conjunto, podía pesar hasta 30 libras.

En 1890 se formaron los primeros equipos de béisbol femenino, llamados “Bloomers Girls”, así nombrados pues la activista por los derechos de la mujer, Amelia Bloomer diseñó la vestimenta, la cual consistía en una larga túnica ligeramente sujeta a la cintura y unos pantalones bombachos ajustados al tobillo. Poco tiempo después, abandonaron los “Bloomers” y comenzaron a utilizar uniformes de béisbol. Estos conjuntos jugaban  a través de los Estados Unidos compitiendo con equipos locales, semi profesionales y de Ligas Menores de hombres y muy frecuentemente ganaban, según cuentan los cronistas de la época.

Aunque los “Bloomers Girls”  eran conformados fundamentalmente por mujeres, en ocasiones contaban con dos o tres hombres. Un dato muy interesante es que la Estrella de las Grandes Ligas, Rogers Hornsby, inició su carrera en uno de estos conjuntos. La popularidad alcanzada fue tal que se llegaron a conformar cientos de equipos y vieron acción desde 1890 hasta 1934.

Algunas de las más grandes transgresoras del machista mundo del béisbol y de la época en sentido general, fueron:

  • -Lizzie Arlington, la primera mujer contratada por un equipo de hombres de Ligas Menores. Esto ocurrió en 1898, cuando Lizzie firmó un contrato de 100 dólares a la semana para jugar por el conjunto de Reading Pa. de clase A, en la Atlantic League.

-Amanda Clement, la primera mujer contratada como umpire en el béisbol masculino. La carrera de Clement duró 6 años (1905-1911), en los que arbitró juegos en Dakota del Norte, Dakota del Sur, Minessota, Iowa y Nebraska. Es necesario aclarar que a diferencia de la actualidad, los juegos contaban con un solo umpire. Amanda ganaba entre 15 y 25 dólares por juego, los cuales utilizaba para financiar su carrera universitaria. Otros datos adicionales de esta excepcional mujer, adelantada a su tiempo, es que, pudo haber sido, incluso, la primera mujer en arbitrar un partido de baloncesto de High School, en su etapa en la Universidad de Yankton. También allí fue capitana del equipo de Baloncesto Femenino, corría, era gimnasta y llegó a ser la mejor jugadora de tenis del estado.

-Helene Hathaway Robinson Britton, más conocida como Helene Britton, fue la primera dueña de un equipo de Ligas Mayores, St. Louis Cardinals, entre los años 1911 y 1917. Ella heredó la franquicia después de la muerte de su padre Frank y de su tío Stanley Robinson. Cuenta la historia que en las reuniones con los demás dueños de los equipos de la Liga Nacional, todos hombres por supuesto, era constantemente presionada para que vendiera la franquicia debido a su condición de mujer. Ella se negó siempre a hacerlo, hasta que, previo a su segundo matrimonio, decidió aceptar, dada fundamentalmente, a la presión social que implicaba que una mujer casada fuera dueña, no sólo de un club de béisbol, sino de cualquier negocio o empresa en sentido general.

Para 1943 se conformó la All American Girls Professional Baseball League (AAGPBL), creada sobre todo para divertir a los fanáticos y hacerlos olvidar un tanto de la Segunda Guerra Mundial. Esta Liga fue todo un éxito de taquilla, pues se jugaba el béisbol exclusivamente en faldas, algo que atraía sobremanera a la fanaticada masculina. Se mantuvo por 12 años y tuvieron cerca de 600 mujeres jugadoras. Entre los equipos más destacados estuvieron las Rockford Peaches, quien fueran las máximas ganadoras del torneo con 4 títulos (1945, 1948, 1949 y 1950) y The Milwaukee /Grand Rapids Chiks, quienes ganaron 3 (1944, 1947 y 1953).

Es muy conocido el filme “A League of Their Own”, del año 1992, protagonizado por Geena Davis, Tom Hank, y Madonna, el cual, a pesar de ser de ficción, nos acerca a la historia de aquella Liga de talentosas mujeres que entregaron todo por el amor al béisbol.

Durante el verano de 1947, La Habana recibió a los Dodgers de Brooklyn de Jackie Robinson, pero también a las más de 150 mujeres peloteras de los 8 clubes participantes en la Liga Profesional Norteamericana, esta visita fue tan importante que gracias a ella se creó la Primera Liga Femenina Latinoamericana de Béisbol. Un año después cuatro mujeres cubanas fueron invitadas a participar en los campos de entrenamiento de la Liga de Estados Unidos, ellas fueron: Mirtha Marrero, Migdalia Pérez, Gloria Ruiz y Luisa Gallegos, en 1949 se les sumaron Isora del Castillo e Isabel Álvarez, sin embargo, la mejor jugadora cubana del momento, Eulalia “Viyaya” González, nunca quiso participar en los torneos norteamericanos. 

El 23 de junio de 1952, el béisbol organizado de Estados Unidos prohibió, formalmente, la inclusión de mujeres en equipos de Ligas Menores, veto que existió hasta el año 2003. Pero para 1974, Lanny Moss se convirtió en la primera mujer en ser “General Manager” de un equipo profesional de hombres, y lo hizo con los Portland Mavericks. Ella contaba con apenas 24 años y en ese momento el club formaba parte de la Northwest League, de clase A.

Para 1984, Victoria Roche, quien era outfilder suplente en el equipo infantil Brussels, se convirtió en la primera niña en ganar la Serie Mundial de Ligas Pequeñas en Williamsport, Canadá. Su equipo estaba formado por niños de 11 y 12 años de muchas nacionalidades, cuyos padres trabajaban para la International Telephone and Telegraph en Bélgica y ella era la única fémina del conjunto. Los Brussels venían de ganar la European Little League, torneo regional que los clasificó para disputar el prestigioso torneo infantil.

En 1994, Ila Borders fue la primera mujer que lanzó en un equipo de hombres, cuando fue nombrada pitcher de la Universidad de Southen California. En 2001 se disputó la primera Serie Mundial para mujeres, a nivel de Selección, donde Estados Unidos resultó campeón. Un año más tarde, la Federación Australiana de Béisbol organizó un Campeonato Internacional de Béisbol Femenino, disputado por los equipos de USA, Canadá, Japón, la selección local y el club Aussie Allstars, resultando Australia campeón.

En 2003 se disputó la Segunda Edición de la Serie Mundial de Mujeres, resultando ésta vez, las chicas del Sol Naciente, las flamantes campeonas. Un año después, en Edmonton, Canadá, se desarrolló la Primera Copa Mundial de Béisbol Femenino de la IBAF. De este torneo se han realizado 8 ediciones, incrementándose cada vez las selecciones participantes, desde 5 en la primera versión, hasta 12 en las dos últimas, siendo Japón, con 6 títulos y 2 subtítulos, el amplio dominador del evento.

Cuba hizo su debut en estas lides en la segunda edición, en el año 2006, ocupando el sexto lugar (penúltimo), con una victoria y 5 derrotas. Se perdieron la versión del 2008 y volvieron para 2010, repitiendo el sexto escaño, pero entre 10 naciones, con balance de 2 éxitos y 8 fracasos. A partir del 2012, y con un bache en el 2014, la selección antillana siempre ha participado y además ha alcanzado el 8vo lugar. En total, en 5 participaciones, han tenido balance perdedor de 9 y 27, siendo el mundial del 2016 su mejor actuación histórica con 4 éxitos y 3 descalabros.

En nuestro país, el 5 de diciembre del 2006, en un choque entre Villa Clara y Matanzas, Yanet Moreno se convirtió en la primera mujer en arbitrar un partido de beisbol en Cuba y ha seguido desempeñando esa labor hasta nuestros días, con magníficos resultados.

Siguiendo con mujeres precursoras, qué decir de Melissa Blanco, esta joven talento del periodismo en la Isla, quien se convirtió en la primera mujer en narrar un partido de béisbol oficial en nuestro país. Esto ocurrió el 15 de agosto del 2019 en una doble jornada entre Matanzas y Camagüey.

En la prensa deportiva contamos con disímiles ejemplos de mujeres en extremo talentosas: Julita Osendi, pionera sin dudas de las féminas en este sector mayoreado por hombres. Luisa Fernanda, Brita García, Glenda Torres, Dayli Sánchez, Gretel Yanet, Yisel Filiú entre muchas otras. Y si hablemos de mujeres en la prensa deportiva cubana no podemos olvidar a nuestra Kiara, talentosa profesional y pieza clave de nuestro sitio como editora jefe y una de las comentaristas del Show de Swing Completo en YouTube, con experiencia en la Televisión y Radio Cubanas. Sirva este recorrido como homenaje a la figura de la mujer en el béisbol, y en general en la vida porque sin ella nada sería posible.

Por hoy es todo, así que, sin más, nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba