Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

El toletero cubano de los White Sox, José «Pito» Abreu, debutó en las Grandes Ligas a la edad de 27 años y 61 días. Desde entonces no se ha cansado de repartir «palos» por todos lados. Sus números por temporada son impresionantes, comparables con algunos jugadores que hoy pertenecen al Salón de la Fama de Cooperstown. Si algo en contra tiene el inicialista del conjunto de Chicago (Liga Americana) es precisamente la edad. De haber debutado más joven en Las Mayores, sus cifras totales fueran abrumadoras y serio aspirante a la inmortalidad.

Fangraphs en una ocasión se refirió a esta situación e incluso mencionó también a Yuli Gurriel, si ambos atletas podían ser algún día miembros del Salón de la Fama, siendo la edad, lo que más atenta.


No obstante, a los 35 años de edad, el cienfueguero exhibe promedios similares e incluso superiores en algunos aspectos del juego a los que lograron varios miembros del recinto histórico. Esta temporada viene siendo la peor de su carrera, con números discretos que no reflejan para nada su calidad ofensiva con el madero. Pero confío en que tenga un levantón y demuestre lo que mejor sabe hacer, batear y batear.

Con la presente campaña ya son nueve años en Las Mayores los de Abreu. Sin embargo, lo que parece ser una interrogante es la cantidad de temporadas que le quedan por jugar en MLB. Un considerable descenso en su rendimiento pudiera mermar las aspiraciones de ser un futuro miembro del Salón de la Fama, pero todo lo contrario sería si todavía pudiera aportar con su ofensiva y lograr números como los alcanzados hasta este momento.

Lo que tenemos hasta el pasado viernes 20 de mayo con respecto a las estadísticas de Pito son números que en términos totales todavía están bien distantes como para considerarlo un inmortal. Pero sus promedios (que en mi opinión es la mejor manera de evaluar la eficiencia y productividad de un bateador) no son para nada despreciables si los comparamos con algunos inicialistas que tienen su placa en el museo ubicado en Main Street. Mejor le echamos un vistazo a lo que les cuento (fuente: Baseball Reference).

Como se puede apreciar, Pito le lleva ventaja hasta el momento en la mayoría de los promedios ofensivos a luminarias como el boricua Cepeda o el ex estelar primera base de los Dodgers, Gil Hodges. Está claro que son épocas diferentes, pero también comparé sus números con dos inmortales que jugaron en una etapa donde conectar cuadrangulares y exhibir números ofensivos desorbitantes era lo cotidiano. Son los casos de Jeff Bagwell y Jim Thome, dos bateadores que coincidieron en la Era de los esteroides (pero ese sería otro tema). En ambos casos la mayoría de las estadísticas de Pito son inferiores, pero en varios renglones no está muy distante, hasta los supera en algunos.

Realmente resulta muy complicado predecir si Abreu será o no un jugador del Salón de la Fama. Solo el tiempo dirá si su placa estará o no colgada en el museo histórico. Pero de lo que no hay la menor duda es que sus promedios y logros hasta este instante están a la altura de muchos inmortales de Cooperstown.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba