Por Manu Pérez

La inclusión de Orestes Miñoso y Tony Oliva en el Salón de la Fama de Cooperstown es motivo de orgullo para todos los cubanos, dentro y fuera de la isla, que sienten la pasión del béisbol en sus venas.

Te puede interesar: EL MEJOR CIERRE DEL AÑO: Cuba volvió a ser el país extranjero con más inmortales en Cooperstown

Fueron muchos los que esperaban con ansias este momento de justicia con la historia y con dos leyendas de Las Mayores. Desgraciadamente Minnie Miñoso no pudo disfrutar en vida cómo era inmortalizado en el Hall of Fame, pero compartieron la alegría por este reconocimiento sus familiares, amigos y seguidores a la altura de lo que merece.

Por otro lado, Tony Oliva, original de Pinar del Río, recibió la noticia a sus 83 años y con salud fuerte para celebrar este mérito y hablar de lo que para él significa entrar a Cooperstown y grabar su nombre entre los mejores.

Te puede interesar: “Pienso en mi familia y los que nunca me vieron jugar” Primeras palabras de Tony Oliva tras ser Salón de la Fama

En entrevista vía telefónica para el programa  América TeVe Canal 41 de Miami, Tony envió un emotivo mensaje a todos sus seguidores: “Me gustaría decirles que ya tienen otro latino, otro cubano, en el Salón de la Fama, cosa que estuve esperando por 45 años y tengo la oportunidad de estar vivito y coleando para poder hablar sobre lo bien que me siento”.

Sobre el momento en que recibió la llamada comentó: “Me dijeron que si me escogían me llamaban y estaba nervioso esperando, más por la gente que estaba ahí conmigo que por mí, si entraba bien y si no también… Yo pienso que tuve la oportunidad de jugar pelota muchos años en Minnesota e incluso me regalaron una estatua ahí, ya yo me sentía bien con eso porque mi familia y mis fanáticos estaban orgullosos de mis logros”

Te puede interesar: ¡LLEGÓ LA LLAMADA!: Emocionante reacción de Tony Oliva tras inclusión en Salón de la Fama

Siempre en tono jocoso y con mucha humildad, Oliva resaltó su agradecimiento a los fanáticos que lo apoyaron y estuvieron abogando por su entrada al Hall of Fame, aún cuando muchos no tuvieron la oportunidad de verlo jugar, sobre todo los cubanos. También agradeció a sus padres, que murieron en Cuba sin poder disfrutar a su hijo sobre los terrenos de Grandes Ligas, pero influyeron mucho en su carrera.

Ese muchacho que salió del campo y que sembraba maíz alcanzó la gloria de la inmortalidad, pero aún sigue dedicado al béisbol participando en los comentarios de los juegos de sus Twins e involucrado con los jugadores y la afición de Minnesota, quienes afirma, son espectaculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba