«No tenía qué dar a mi madre un 31 de diciembre», CONFESÓ expelotero de Industriales que salió de Cuba

Por Migue Guerra

El fenómeno de la emigración es un tema que ha acompañado a Cuba casi desde sus orígenes, debido a distintas causas y se ha extendido a la actualidad, cuando profesionales, atletas, madres, ancianos y pueblo en general, deciden salir de la tierra que los vio nacer en busca de prosperidad personal y para su familia, lejos de una sociedad que cada día da un paso atrás.

Específicamente, en el sector del deporte y de modo especial en el beisbol, un sinnúmero de jugadores, jóvenes y experimentados, has decidido abandonar la Isla hacia otros sitios, en busca de una firma como profesional.

Te puede interesar: ANUNCIÓ Gamboa regreso al ring en velada Ugás vs Spence Jr.

Los motivos por los cuales deciden escapar de Cuba son disímiles, pero la gran mayoría argumenta limitaciones económicas, discrepancias políticas con el gobierno de la Isla y la falta de libertad de los cubanos para pensar y obrar, pues de apartarse de los «lineamientos» establecidos, las consecuencias puedes ser muy negativas.

«Yo me fui de Cuba para buscar mi libertad. Prefiero limpiar baños en otro país que seguir en ese lugar, donde no tengo nada, ni siquiera puedo hablar lo que pienso», expresó hace algún tiempo al equipo de Swing Completo, de manera textual, uno de los 12 peloteros antillanos que decidió abandonar el equipo Cuba en la última Copa Mundial Sub23 celebrada en México. Aunque nos pidió mantener el anonimato hasta que pueda dar declaraciones públicamente y su pensamiento no tiene por qué ser generalizado, sí es muestra fehaciente del modo en que muchos cubanos piensan, dentro o fuera del deporte.

Te puede interesar: ÚLTIMA HORA: Cuba anunció que acreditará medios NO OFICIALES para la Serie Nacional

Hoy ponemos a su consideración las palabras expresadas en «El Show de Swing Completo», espacio estelar de nuestro canal de YouTube, por el exjugador de equipos capitalinos, Alexei Hernández, quien interviniera en la Serie Nacional de Beisbol con los conjuntos de Industriales y Metropolitanos desde 1996 y hasta el año 2000, antes de salir de Cuba en busca de nuevos horizontes.

¿Por qué tomas le decisión de irte de Cuba? ¿Por qué en ese momento?

«¡Qué decepción tuve yo un 31 de diciembre! Nos daban un regalo, cosas para pasar el fin de año, voy para allá y me dieron un pollo, una caja de cerveza y un «sábado corto» de esos de ron que estaba muy malo. Se me aguaron los ojos, yo dije: ¿qué le puedo brindar yo a mi mamá si yo sólo juego pelota…?», explicó Alexei.

«Le dije a mi mamá: ¡Mimi, me voy de este país, me voy en una balsa! Mi mamá me dijo que no me fuera en una balsa, que era muy peligroso. Gracias a Dios pude salir de Cuba en un avión y me fui para España. Eso fue en el año 2000-2001, tenía 23 añitos cuando llegué a España», agregó.

Te puede interesar: «La cajas eran para vender, para nosotros los de la bodega», CONFESARON EN EXCLUSIVA dos estrellas del beisbol cubano

¿Cómo estaba el entorno beisbolero en esa época en España?

«En aquella época había tres equipos buenos de béisbol. Yo jugaba con el equipo de La Elipa, con el profesor Miguel Ángel Pariente, que fue el segunda base de España en las Olimpiadas de Barcelona 1992. En ese entonces, en el equipo de Barcelona que se llama Viladecans, lanzaba en el pinareño Remigio Leal», precisó Alexei.

El protagonista de esta historia, viajó de España a Guatemala, país desde donde intentó conseguir una firma en la MLB.

«Todo el apoyo que se me negó en Cuba lo tuve en Guatemala, emocional y monetariamente hablando. Nunca me faltó nada. Siento gran admiración, respeto por esa patria y los hermanos guatemaltecos», expresó el jugador en entrevista realiza hace ya algún tiempo para nuestro sitio web.

Te puede interesar: HABLÓ Lazo de pelotazo INTENCIONAL: «Lo retiré del béisbol, no jugó más, bien merecido»

Alexei firmó a los 25 años con los Marineros de Seattle en el 2002 y fue asignado al equipo de San Bernardino del sistema de granjas de la franquicia, en el nivel de Doble A.

«Fue increíble ver ese complejo de entrenamiento, es una ciudad, siete terrenos de entrenamiento, 20 jaulas de bateo, no sé qué cantidad de entrenadores, una persona que está al tanto de tu alimentación, encargados del gimnasio, entrenadores exclusivamente para cuando llegas trabajar sobre los defectos, te enseñan muchísimo, es algo espectacular», narró Alexei en aquella entrevista.

Si bien no pudo llegar a las Grandes Ligas, principalmente debido a situaciones contractuales como ha manifestado anteriormente el propio jugador, hoy se siente un hombre feliz. Vive en Estados Unidos, es entrenador de peloteros que juegan en Ligas Menores y hasta en la Gran Carpa y cada 31 de diciembre tiene justo lo quiere llevar a su mesa, para bienestar de su familia.

Te puede interesar: «Se acabó el béisbol, ya no puedo jugar más. Víctor Mesa metió las manos por mí», confesó lanzador cubano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio