HISTÓRICO: Grandes hazañas un Día de las Madres en MLB

Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

El día de las madres y el béisbol de las Grandes Ligas siempre han estado vinculados a través de la historia. Muchos han sido los hechos memorables que han coincidido con este día conmemorativo. Específicamente resalta uno, el juego perfecto logrado en 2010 por Dallas Braden. Pero este momento histórico lo trataremos más adelante, pues también hay otros que bien merecen la pena recordar.

Te puede interesar: SECRETOS y MISTERIOS del único Cy Young cubano

Cuando Jim y Gaylord Perry lanzaron para los Cleveland Indians en 1974 (no habían jugado juntos desde 1955 cuando lo hicieron en la Escuela Secundaria de Williamston, N.C.) se combinaron para lograr 38 victorias (Jim 17-12 y Gaylord 21-13), la madre de estos dos estelares lanzadores, Ruby Perry, se sentía muy emocionada de saber que sus hijos estaban jugando en el mismo equipo y que lo estaban haciendo de maravillas.

En una ocasión Ruby comentó que muchas veces no podían escuchar por la radio los juegos de los Indians, pero que una vecina de ella, una señora ciega que sí los escuchaba, siempre que terminaba cada encuentro le contaba lo que había acontecido.

Los directivos de los Indians aprovecharon la doble cartelera que se venía frente a los Baltimore Orioles en el Municipal Stadium de Cleveland, pactado para el Día de las Madres e invitaron a Ruby para que fuera honrada como «Madre del Día». La mamá de los hermanos Perry pudo ver lanzar a su hijo Jim ese día y al siguiente también disfrutó de la actuación de Gaylord vs Boston Red Sox.

Nunca antes Ruby había visto lanzar a sus hijos en días consecutivos e incluso dijo que hacía 15 años que no habían estado juntos el Día de las Madres, aunque siempre la llamaban. Ruby cumplió su sueño y hasta salió en una foto donde Jim y Gaylord la besaban en el terreno de juego.

Te puede interesar: LOS 7 MAGNÍFICOS: Recopilación de mejores temporadas de peloteros cubanos en MLB

El venezolano Félix Hernández, lanzando para los Seattle Mariners el Día de las Madres de 2015, llegó a los 2000 ponches en su carrera. Siendo el cuarto más joven en llegar a esta cifra (29 años y 32 días). Solamente Bert Blyleven, Walter Johnson y Sam McDowell lo lograron con menos edad. Hernández le dedicó el juego a su mamá que se encontraba en el país sudamericano y a su esposa.

El diestro dijo que había pensado tener un gran juego como regalo para ellas (Seattle ganó 4×3 y Félix ponchó a 6 rivales en 7 entradas lanzadas) y que llamó a su mamá antes del encuentro. El abanicado número 2000 del «Rey Félix» lo alcanzó ante su fanaticada en el Safeco Field. La víctima fue Sam Fuld (Oakland Athletics) en el quinto inning.

El veterano utility Bill Hall se mantuvo en MLB durante 11 campañas, 8 de ellas vistiendo el uniforme de Milwaukee Brewers. Conectó 827 indiscutibles en su carrera, pero el más importante fue el cuadrangular que conectó para finalizar un encuentro el Día de las Madres en 2006. En la parte baja de la décima entrada y con el juego igualado a 5 carreras ante los Mets, Hall tomó su turno al bate sin hombres en bases y dos outs. Entonces, golpeó un envío del relevista Chad Bradford para mandar la esférica más allá del muro entre el jardín derecho y central, dejando al campo a los rivales.

Casualmente fue la primera vez que se permitió que los jugadores usaran bates de color rosado (patrocinado por MLB para aumentar la conciencia sobre la investigación del cáncer de mama). Vergie, la madre de Hall había manejado 10 horas hasta Milwaukee para ver jugar a su hijo. Su orgullo fue inmenso, Hall había mandado a grabar el nombre de ella en su bate rosado, el que usó durante toda la noche. Después del encuentro el héroe del juego dijo que su mamá era el amor de su vida y la mayor influencia que había tenido. Que siempre quiso hacer algo especial para ella.

Te puede interesar: QUÉ BOLÁ ASERE: Orgulloso de raíces cubanas mejor antesalista de MLB Nolan Arenado

El Día de las Madres del año 2012, el inicialista de los Cincinnati Reds, Joey Votto, disparó 3 jonrones ante el conjunto de Washington Nationals, entre ellos uno con las bases llenas para darle la victoria a su equipo 9×6 cuando se encontraban abajo en el marcador 6×5. La fanaticada de los Reds disfrutó de lo lindo en el Great American Ball Park cuando el toletero estrella del equipo local disparó cuadrangulares solitarios en la primera y cuarta entrada, antes de decidir el partido con el emotivo Grand Slam.

Votto en una ocasión contó que al culminar el encuentro y de regreso a su casa, llamó a su mamá Wendy y esta le agradeció diciéndole que había sido genial lo que hizo. Votto más tarde comentó que en el momento del partido no se había percatado que su proeza la estaba realizando el Día de las Madres.

Te puede interesar: MEJOR jonronero cubano de Grandes Ligas: HABLÓ LA HISTORIA

Llegamos a la hazaña del lanzador de los Oakland Athletics, Dallas Braden. Sucedió el 9 de mayo de 2010 (Día de las Madres). El zurdo logró lanzar el 19no juego perfecto en la historia de las Grandes Ligas. Increíblemente este fue el primer juego completo en su carrera, la cual terminó con marca de 26-36 y efectividad de 4.16 en 5 temporadas.

Braden realmente se lució ese día ante la presencia de su abuela en el Oakland-Alameda County Stadium. Retiró por su orden a los 27 bateadores de los Tampa Bay Rays que enfrentó. Hizo 109 envíos hacia el plato y se adjudicó la victoria 4×0. La euforia fue grande luego de que Gane Kapler cediera el último out del juego. El joven Braden (26 años) llevó los brazos al aire y señaló al cielo honrando a su madre Jodie que había fallecido a causa de cáncer de piel en el año 2001. Después se dirigió a su abuela Peggy que había ayudado a criarlo y la abrazó muy emocionado.

Braden comentó luego del encuentro que ese día no había sido muy feliz para él, pero lograr tal hazaña con la presencia de su abuela en las gradas era fenomenal. Él le había prometido a su abuela que algún día lo vería lanzar en Las Mayores…. y lo cumplió con creces. Braden también dijo que de no haber sido por ella, lo más seguro es que hubiera llegado a estar en la cárcel. Por su parte, la abuela de Braden manifestó que se había emocionado mucho cuando su nieto lo abrazó. Que de haber estado allí su madre, seguramente estaría muy orgullosa de él al igual que ella.

Te puede interesar: A LA HORA BUENA: José Abreu sonó el madero ante Boston y llegó a CIFRA REDONDA

Hasta aquí estos memorables momentos de uno de los días más conmemorativos y sentimentales a nivel universal vinculado con el béisbol de las Grandes Ligas. Espero les haya resultado interesante…. les dejo esta frase del gran Yogi Berra: “El amor es lo más importante en el mundo pero el béisbol también es bastante bueno.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba