Se COLÓ un pelotero cubano en TOP 15 HISTÓRICO de robadores de bases en MLB

Por Jesús Pérez Vichot (Chuchi)

El arte de robar bases es algo que se ha ido perdiendo en las Grandes Ligas últimamente. Ya no existe un Rickey Henderson, Vince Coleman o Tim Raines. Esa época en la que estafarse 60 o más bases era algo habitual, ya no es común. Los 1406 robos de Henderson en su carrera ahora mismo lucen irrompibles.

Te puede interesar: Pito Abreu a un HR de los 200 como inicialista. Análisis de sus 231 HR en MLB

Pero hay un cubano que es el mejor ranqueado de todos los tiempos entre los jugadores latinos en el departamento de bases robadas. Se trata de Dagoberto «Bert» Campaneris. El mismo está ubicado en el 14to puesto de todos los tiempos con 649 bases estafadas y tercero en la Liga Americana, solo detrás de los inmortales Ty Cobb y Eddie Collins. Campy logró esta cantidad de robos en 848 intentos, para un 77% (puesto histórico 151) de efectividad en 19 temporadas. Solamente el legendario Honus Wagner logró robar más bases (723) que el cubano entre los shortstops que han pasado por las Grandes Ligas.

Campaneris lideró la Liga Americana en robos en seis ocasiones, cuatro de ellas en forma consecutiva (1965-1968). Una vez terminó segundo en su liga, otra tercero, en dos oportunidades fue cuarto, sexto una vez y octavo otra. Es decir, doce campañas estuvo en el top 10 de su liga en bases robadas. Las 62 estafas en 1968 y 1969 son la mayor cantidad alcanzada en su carrera. Sin embargo, la de mejor porciento de aciertos fue la campaña de 1969, cuando fue capturado solamente en 8 oportunidades, para un impresionante 89%.

Si revisamos la cantidad de bases que han robado el resto de los peloteros cubanos en sus respectivas carreras, llegamos a la conclusión de que Campaneris ha sido el mejor por mucho en este renglón del juego. El cubano que más se acerca al total de estafas que logró Campy es precisamente su primo José Cardenal, con 329 bases robadas en 466 intentos, para un 71% de éxito. Completando el top 5 tenemos a Tony Taylor, con 234 bases robadas (BR) en 345 intentos (ITT), para un 68%. Minnie Miñoso se estafó 216 bases en 346 ITT, para un 61% (varios datos de Miñoso están incompletos) y José Canseco con 200 BR en 288 ITT (69%). Luego le siguen: Armando Marsans (171 BR), Alexei Ramírez (143 BR), Leonis Martín (126 BR), Alex Sánchez (122 BR), Rafael Palmeiro y Zoilo Versalles (igualados con 97 BR).

Te puede interesar: AHORA MISMO: Cubanos en el Top 10 esta temporada de MLB

De los cubanos que actualmente militan en las Grande Ligas el campocorto de Colorado Rockies, José «Candelita» Iglesias es el máximo estafador de bases con 57 en 89 intentos para un 64%. Le siguen Randy Arozarena, jardinero de los Rays (29 BR), el infielder de los White Sox Yoán Moncada (28 BR) y los jardineros centrales Adolis García (Rangers) y Luis Robert (White Sox) con 20 estafas cada uno.

Pero mejor volvamos a Campaneris, que en 13 años con Oakland (KCA las primeras 4 temporadas), 3 con Texas, 3 con California y 1 con NYY, superó las 20 bases robadas en 14 de ellos. Mostrando una consistencia y maestría en este aspecto como pocos en la historia de Las Mayores. «Campy» se estafó la segunda almohadilla 518 veces (178 ocasiones fue atrapado en el intento), la tercera base se la robó en 130 oportunidades (solo 17 veces fue capturado). Además, intentó robarse el Home en 4 oportunidades sin llegar al éxito.

Campaneris también lideró la Liga Americana en porcentaje de bases robadas (BR%) en par de campañas (1966 y 1969). En su carrera finalizó entre los diez mejores en esta estadística 12 veces. Es Campy uno de los grandes leadoff hitter (primer bate) en la historia de MLB, sin estar a la altura de Rickey Henderson, Pete Rose, Lou Brock o Ichiro Suzuki, dejó huellas en el terreno de juego. Me quedo con las palabras de Charlie Finley (ex propietario de Oakland Athletics) a Peter Gammons (The Sporting News), el 4 de octubre de 1980, cuando se refirió al formidable y glorioso conjunto de los Athletics: «Puedes hablar de Reggie Jackson, Catfish Hunter y Sal Bando, todos esos grandes jugadores, pero fue Campy quien hizo que todo funcionara”.

Te puede interesar: HISTÓRICO: Grandes hazañas un Día de las Madres en MLB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba