Enrike Sevilya, nuevo jugador ruso de los Dodgers de los Ángeles

Por Jesús Alaín Fernández/@JesusLCA2017

Hace dos años en SwingCompleto se publicó una historia. Era la de un sueño en la distancia, el reto de lo que parecía un imposible, y el comienzo de un camino de sacrificios.

Jorge Sevilla es un cubano de pura cepa. Nacido y criado en Bayamo llegó a la “Unión Soviética” en 1982 como muchos jóvenes en la época. Hubo una vuelta a casa y más tarde, en 1994 el regreso a la entonces Rusia, ya de forma definitiva.

Allí nació Enrique Sevilla, o Enrike Sevilya que es como está inscrito oficialmente en su natal Moscú. La historia hablaba de comienzos, de una pasión que solo pudo llegar a través de los genes y de un talento natural que debía formar parte de la sangre que recorre su cuerpo.

Te puede interesar: FANTÁSTICO: Industrialista que falleció en accidente fue protagonista de algo casi inédito

Durante el periodo de firmas internacionales iniciado en el pasado mes de enero se informó oficialmente que los Dodgers habían formalizado contrato con un jugador nacido en Rusia.

Como siempre a los de Chávez Ravine les gusta ir de raro, no es la primera vez que un jugador ruso llega a las granjas de la franquicia. Antes, a inicios de década de los 90, Roman Bessonov y Alexander Toropov hicieron el viaje pero no pasaron de las Ligas Menores.

Resultó ser Enrique, o Enrike, pero siempre el hijo de Jorge, el granmense. El joven lanzador de 16 años tiene más de 90 millas en su recta y en breve estará iniciando el camino para convertirse en el primer jugador de esa nacionalidad en llegar a las Mayores con los Dodgers de los Ángeles y tan solo el décimo en la historia.

Te puede interesar: Reapareció Yulieski Gurriel después de controversia por viaje frustrado a Cuba

Enrike sería el primero luego de las ocho salidas de Victor Cole con los Piratas en 1992, y anteriormente Issy Goldstein en 1932.

Sin dudas otra historia para darle seguimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba