Chicago White Sox con 11 peloteros cubanos firmados: expectativas y realidades

Por Robiel Vega/ @robielcuba87

Cuando el ya cercano siete de abril se de la voz de play ball, la franquicia de los White Sox buscará, en este 2022, no sólo su clasificación a la postemporada, sino seguir avanzando más allá de la Serie Divisional, en aras de intentar hacerse del anhelado sueño de ganar la Serie Mundial, título que le es esquivo desde hace 17 años.

Precisamente en aquella ocasión (temporada 2005), dos cubanos, José Ariel Contreras y Orlando «El Duke» Hernández, fueron piezas claves en la obtención de la corona y para este año, más que nunca, han puesto fe y dinero en el talento cubano; contando en sus filas con 11 peloteros de la isla, cuatro de ellos titulares indiscutidos en el primer equipo y dos más con amplias posibilidades de hacer su debut en la Gran Carpa en la contienda que está a unto de comenzar.

Comenzamos este recorrido con los cuatro grandes y de ellos, sin dudas, el de la trayectoria más espectacular es Pito Abreu. Quien estará enfrentando su último año de contrato y de no existir una propuesta de renovación por parte del club, estaría enfrentando por primera vez la agencia libre.

Sus grandes resultados hasta 2019 llevaron a la directiva de la organización a renovarlo por tres años y 50 millones de dólares, confianza que el cienfueguero ha pagado con creces, siendo el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en la temporada 2020, con 19 jonrones (2do de su liga), 60 impulsadas (1ro), 43 anotadas (3ro) y average de .317 (4to), en 60 juegos de actuación.

Te puede interesar: CONTRA EL TECHO: Yasiel Puig fue CLAVE en WALK-OFF de Kiwoom Heroes en KBO

Si esto no resultara suficiente, el ídolo de Mal Tiempo sumó 117 empujadas en la contienda pasada, para ocupar el segundo lugar de la Liga Americana, además de despachar 30 bambinazos, demostrando que aún tiene mucho por dar en la Gran Carpa, a pesar de ya contar con 35 años y 18 temporadas a todos los niveles.

Precisamente Abreu, junto a su compañero Yasmani Grandal, serán los peloteros cubanos mejor pagados este año, Abreu recibirá $19.6 millones dólares, mientras que Grandal tendrá un salario de $18,250 millones tras acordar en la agencia libre de 2019, un contrato por $73 millones y cuatro campañas, siendo el contrato más grande de la historia de la franquicia.

Grandal, quien recientemente fue nombrado por la MLB como el segundo mejor receptor, tuvo un 2021 de grandes números, aunque desgraciadamente marcado por una lesión que lo mantuvo fuera por largos meses. Aún así, se las arregló para disparar 23 bambinazos en 93 desafíos, con 62 empujadas y una línea de bateo de (.240/.420/.520/.939) (AVE/OBP/SLG/OPS) y consiguiendo el OPS+ más alto de su carrera, 157.

Yoan Moncada, del cual aún se espera mucho más, dadas sus tremendas condiciones, percibirá un salario de $13.8 Millones; recordemos que el antesalista acordó una extensión de $70 millones por cinco años, que lo mantiene vinculado al club hasta 2024, con posibilidad de un año más si la organización así lo determina.

El antesalista cienfueguero, en 2021, a pesar de alcanzar un excelente OBP de .375, quedó a deber en su producción de largo alcance, con 14 jonrones y sólo 61 empujadas en 144 desafíos.

Te puede interesar: EN MODO PRODUCTIVO: Gurriel Jr. puso delante a Toronto ante Yankees

El salto más alto de calidad entre los llamados Cuban Sox lo dio Luis Robert. A pesar de participar apenas en 68 encuentros, producto de las lesiones; fueron suficientes para despachar 13 pelotas fuera del parque, remolcar 43 carreras, y lograr una producción de extrabases realmente impresionante, con un total de 36 (22 dobles y un triple incluidos).

Igual de relevante fue que, en tan reducido número de partidos, estuvo bien cerca de llegar a la centena de imparables, quedándose a sólo siete, en un total de 275 veces al bate.

Su línea de bateo fue de otro nivel (.338/.378/.567/.946) y su OPS+ de 155 fue de lo mejor entre sus compatriotas en el año. Además, logró mejorar la alta tasa de ponches que exhibió en 2020 (73 en 227 CB), abanicando en 61 oportunidades (12 menos) en 296 CB (69 más). Llevando su frecuencia de de uno cada 3.10 CB a uno cada 4.85.

En cuanto al resto de los atletas, sobresalen cuatro nombres fundamentales; Yoelkis Céspedes, Oscar Luis Colás, Yolbert Sánchez y Norge Carlos Viera. El hermano de «La Potencia» está catalogado como el cuarto mejor prospecto de la franquicia y tras una gran temporada en 2021 en las categorías A+ y AA, se espera que inicie en la AAA.

El granmense se ve con posibilidades reales de, en algún punto de la campaña, hacer su debut en las Grandes Ligas, teniendo en cuenta, además, su rendimiento en el actual spring training, en el que ha desaparecido par de pelotas y empujado cuatro carreras en los diez partidos en los que ha visto acción.

El número cinco en el listado de los mejores prospectos de los patiblancos es el derecho Norge Carlos Viera, quien esta destinado a ser el lanzador del futuro para la franquicia. Seguramente suba de categoría, e inicie en Clase A este 2022, debido a sus excelentes números en la pasada contienda; en la que que ganó uno y no perdió, lanzó 19 entradas, sin permitir limpias; ponchó a 34 rivales, regaló cinco boletos y aceptó nueve indiscutibles.

El santiaguero, de 21 años, se desempeñó en la Liga Dominicana de Verano, donde fue muy superior a los bateadores rivales con su recta por encima de las 93 millas y un lanzamiento en rompimiento muy parecido al de su padre, el astro Norge Luis Vera.

Por su parte, Yolbert Sánchez, quien ocupa el lugar 15 en el listado de los prospectos de los White Sox, en 2021 subió hasta AA, en su segundo año en Ligas Menores y dejó buenas sensaciones. En 99 juegos entre Clase A avanzada y AA, dejó 111 hits y .308 de average, fue All Star de los Sox y Jugador de la Semana en la Arizona Fall League. Conectó 13 dobles y 9 jonrones, empujó 42 carreras y anotó 43, OBP de .352.

Puede jugar la segunda, la tercera y el campo corto y teniendo en cuenta que los Medias Blancas necesitan un camarero, no es de extrañar de que, a pesar de que inicie el año en AAA, si los números lo acompañan, sea promovido al equipo grande en algún momento del mismo.

Otro nombre que resuena en grande es el de Oscar Luis Colás, considerado el segundo mejor prospecto dentro de la organización y uno de los principales agentes libres dentro del más reciente periodo de firmas internacionales.

Recibió un bono de $2,7 millones de dólares y también es uno de los llamados a debutar en un breve periodo de tiempo, tal vez no inmediatamente, pues no acumula ni un solo partido en ligas menores, pero es, sin dudas, una de las apuestas más altas del equipo de cara al futuro.

Otros talentosos jugadores son Bryan Ramos, quien juega segunda y tercera, y con 20 años suma dos temporadas en las Menores, llegando hasta clase A. También está Laz Rivera, quien salió de Cuba siendo un bebé y creció en Miami.

Laz jugó en la Universidad de esa ciudad del sur de los Estados Unidos; luego, en un Junior Collage y en la universidad de Tampa fue seleccionado por los White Sox en la Ronda 28 del draft del 2017, luego que el torpedero terminara sus estudios.

Te puede interesar: SE CALENTÓ MIAMI: Llegó el primero de Jorge Soler con los Marlins

Rivera tiene un amplio recorrido de cuatro temporadas en las Menores, llegando hasta AAA en 2021, dejando una línea ofensiva de .283/.335/.414/.749 y con 27 años cumplidos, buscará, sobre todas las cosas, incrementar sus resultados, puesto que ya el almanaque no corre a su favor.

La lista la cierra el jardinero pinareño Lázaro Leal, de 25 años y que camina rumbo a su tercera temporada en las menores, en las que debe permanecer. Durante sus dos experiencias anteriores llegó hasta clase A+, precisamente en el 2021, en la que dejó un bateo pobre de .225 en 65 partidos, con un OBP de .299 y slugging de .335; números estos que deberá mejorar si aspira a ir creciendo en la organización.

2 comentarios en “Chicago White Sox con 11 peloteros cubanos firmados: expectativas y realidades”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba