Por Jerry Díaz/ @Jerryto94

La judoca cubana Ayumi Leiva aprovechó la escala hecha en Madrid, España por el equipo de judo cubano rumbo al clasificatorio de los Panamericanos Cali-Valle en agosto pasado y escapó junto a Nahomys Acosta.

En aquel momento no había vuelos directos desde La Habana hasta Colombia y el equipo viajó primero a Madrid. Durante la escala, las jóvenes deportistas pidieron asilo político desde el Aeropuerto de Barajas.

Según cuenta Ayumi, 19 años y medallista de plata en el Campeonato Nacional 2019, en entrevista con el portal deportivo español Marca, tenía previsto fugarse un mes antes de salir el vuelo.

«Mi niña, cuídate. Te deseo lo mejor del mundo. Te va a ir bien», le dijo su madre en el aeropuerto de La Habana mientras ella aguantaba las lágrimas para no levantar sospechas.

La joven cubana describió los oprobios por los que pasan los atletas en el centro de entrenamientos Cerro Pelado.

«Los entrenadores nos maltrataban, nos humillaban mucho. Si nos lesionábamos teníamos que seguir entrenando. No aguantaba más. Era la primera figura en 48 kilogramos en Cuba, pero no veía futuro, no soportaba más las humillaciones. Nos amenazaban con que si hablábamos nos echaban.»

Leiva decidió quedarse en España para seguir su aspiración de convertirse en una gran judoca. Cuenta que planea mantenerse en la nación ibérica e incluso competir por ese país europeo.

Sus entrenadores Laura Gómez y Sugoi Uriarte ven mucha potencialidad en ella y están luchando para que la nacionalicen o al menos pueda competir como refugiada. Actualmente Ayumi se encuentra preparándose en el Centro de Alto Rendimiento de Judo de Valencia después de pasar tres meses en una casa de acogida en el capitalino barrio de San Fermín.

«Ayumi puede ser una competidora excepcional. Lo tiene todo para llegar lejos: ganas, coraje y corazón», agregó Gómez, quien fue bronce europeo en 2013 y partícipe en los Juegos Olímpicos Rio 2016.

«Las trataban muy mal. Los entrenadores les hacían darles masajes en los pies, limpiar los baños, les rapaban la cabeza”, recordó.

“Salí de Cuba para esto, volver al judo me da la vida” -dijo la cubana- entrenar con Julia Figueroa es un orgullo enorme”.

Leiva quiere regalar una medalla olímpica a España, según dice, es la mejor forma de agradecer todo lo que esa nación ha hecho por ella. ¡Acá estaremos atentos a su carrera!

Aunque no es muy frecuente escuchar este tipo de testimonios, ocurre más de lo que pensamos. Sobre este y otros temas nos comentó el nadador Hanser García en el Show de SwingCompleto.

16 comentarios en “«Nos amenazaban con que si hablábamos nos echaban» confesó judoca cubana”

  1. La reacción clásica de aquellos que no toleran las verdades, es ofender y denigrar a quienes las dicen. En el Cerro Pelado las condiciones son pésimas. Si no me creen, vayan y véanlo por ustedes mismos. Los casos de entrenadores abusadores tampoco son extraños, a algunos les sustituyen calladamente, a otros los dejan en su puesto. No me gusta que esas cosas se denuncien afuera, y no aquí. Pero no porque ella lo utilice como forma de justificar su salida, significa que es una mentira. Los seres humanos en cualquier país son capaces de lo peor, y los valores morales, en general han decaído lo suficiente para que los abusos sucedan y queden impunes.

    1. Lo que hace la gente para que los acepten. ¿Ella pensará que allí los entrenadores no la van a tratar con disciplina? Además, eso de que te raspan la cabeza, es un globo de talla mundial.

Responder a Jackson Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba