Por José Alejandro Rodríguez Zas

El manager Armando Ferrer, director del equipo Cuba de béisbol que participó en el torneo preolímpico de las Américas con sede en Florida y clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, fue entrevistado en el programa “Deportivamente” de Radio Rebelde, acerca de lo ocurrido en el evento, en el cual Cuba fue eliminada en primera ronda y quedará fuera de la pelota olímpica por primera vez en la historia.

Cuestionado sobre la experiencia vivida en el torneo y la influencia del público en los estadios, Ferrer explicó:

“Fue una experiencia bien dura. Todos saben el escenario que nos encontramos en Estados Unidos, sobre todo asediados por todo ese público que está en contra de la Revolución, por sobre todas las cosas. Era una presión externa que teníamos”.

El veterano manager recalcó que la dirección del equipo siempre transmitió a los jugadores la necesidad de concentrarse en los partidos, en el trabajo que debían hacer en el terreno y olvidarse de las críticas del público o lo que podía estar ocurriendo en las gradas.

Estas palabras son un tanto contradictorias y no tienden a reflejar la realidad que se vivió en los estadios del preolímpico. Nadie nos lo contó, el equipo de Swing Completo estuvo presente en los partidos, transmitiendo en vivo las incidencias de los juegos de Cuba.

Es cierto que algunos en el público llevaron sus inquietudes políticas al escenario deportivo, estando en todo su derecho de hacerlo, más allá de si es o no el momento y el lugar para hacerlo. Sin embargo, ningún otro equipo recibió más apoyo del público presente en los estadios del preolímpico que el conjunto antillano. A viva voz, las gargantas de los aficionados gritaban coros de aliento al team Cuba.

Pero incluso, si Ferrer tuviera razón, viene un cuestionamiento imprescindible: ¿Qué nivel de profesionalidad puede tener un atleta o un colectivo de dirección si no son capaces de eludir al público y concentrarse en su trabajo como jugador o directivo?

Por otro lado, sobre la salida de Cesar Prieto y los cambios obligados que se tuvieron que realizar, Ferrer manifestó:

“Nosotros teníamos planificado, desde que salimos de Cuba, que César (Prieto) iba a ser el segunda base y segundo bate del equipo, con (Yadil) Mujica en tercera. Tuvimos que cambiar la estrategia, pasar a Mujica par segunda y jugar con Dayan García en tercera base”.

“Dayan García tuvo unos resultados buenísimos en la Serie Nacional, dio cuatro jonrones en los entrenamientos. Es un atleta con muchas perspectivas, fuerza al bate, rápido y muy bueno a la defensa”, explicó Ferrer acerca de la decisión de utilizar a Dayan García, en detrimento de Yordan Manduley.

Sobre la integración del equipo, Ferrer dijo que no se sintió conforme con el mismo y agregó:

“Yo no participé en la selección de estos atletas y fui nombrado mánager de este equipo 20 días antes de la competencia. No quiero culpar a nadie, yo pienso que la primera cabeza que rueda, cuando se pierde en un evento internacional o cualquier tipo de evento, incluso en la Serie Nacional, es la del mánager. Yo asumo toda esa responsabilidad”

No obstante, Ferrer agregó que “no hubo movimientos que se hicieran en nuestro equipo Cuba que no fueran conciliados con el resto de los entrenadores. Todos los días nos reuníamos, hacíamos en análisis del juego y nos proyectábamos para el próximo”.

¿Cómo es posible que en pleno 2021 un equipo nacional sea conformado a espaldas del director? Ah, perdón, es cierto, se trata de Cuba. Nada más que agregar.

Respecto a los resultados de los partidos contra Venezuela y Canadá y los motivos de las derrotas, Ferrer ofreció declaraciones también muy polémicas.

Según Ferrer, en la derrota del primer partido influyó que el lanzador abridor del conjunto, Lázaro Blanco, no tenía la cabeza puesta en el juego, quizás pensando en su decisión de quedarse en Miami.

“Sobre el juego de Venezuela, pues ustedes conocen el marcador. Fue un juego estrechito, independientemente de que nuestro abridor (Lázaro) Blanco duró muy poco en la loma de lanzar. Yo ahora, posteriormente a lo sucedido, pienso que su cabeza (estaba en otra parte), pues es un lanzador que le había ganado dos juegos a Venezuela en torneos anteriores y un atleta que estaba bien en el entrenamiento. Se presentó llevando a casi todos los bateadores a 3-2, picheando demasiado y le hicieron las primeras tres carreras, que al final remontamos, pero no fue suficiente”.

“La causa principal de la derrota fue el bateo oportuno. Ellos batearon solo un jit más que nosotros, pero tuvimos posibilidades con bases llenas y no se produjo, pues Samón bateo para doble play, un pelotero que es muy difícil que lo haga”, argumentó Ferrer, dejando claro que la tanda gruesa del equipo (tercero-cuarto-quinto) tuvo muy pobre desempeño ofensivo.

Respecto al juego contra Canadá, el manager explicó que a pesar de los cambios realizados en el line up, el resultado fue el mismo, pues se perdió por estrecho margen de una sola carrera, al no batear con oportunidad y no poder aguantar tampoco el pitcheo abridor:

“Hoy hablan de que el juego estuvo detenido más de una hora, pero el pitcher abridor de Canadá lo hizo bien y (Carlos Juan) Viera se presentó mal, como lo hizo casi todo el staff de pitcheo del equipo, a diferencia de otros eventos internacionales”.

Sobre la polémica decisión de traer a Frederich Cepeda de emergente por Mujica en el noveno episodio, perdiendo 6-3, el director dejó claro que no fue una decisión personal, sino que se colegió con todo el colectivo técnico del conjunto, para tener un menor margen de equivocación. Al respecto, explicó:

“Decidimos traer a Cepeda porque con un jit de Mujica no se resolvía el problema. Pensábamos que, con un batazo de Cepeda, se podía empatar el juego de pelota. Al final dio un fly grande pero no con la fuerza necesaria y solo pudo impulsar una carrera (en elevado de sacrificio). Además, por ley de probabilidad, había opciones de que Mujica, quien llevaba de 4-3, fallara o incluso bateara para doble play. No creo que haya salido mal, aunque no fue que se quería”.

Ferrer fue cuestionado sobre la utilización del lanzador camagüeyano Yariel Rodríguez, uno de los mejores del país, en función de relevista y no como uno de los abridores del equipo, para el primer o segundo juego.

“Antes de o tomar las riendas del equipo, en el periodo de incertidumbre acerca de si sería Carlos Martí o yo el manager, en este país (Cuba) siempre se dijo que el abridor del primer juego seria Lázaro Blanco y del segundo, Viera”.

FINAAAAL: es increíble lo que hay que escuchar. ¿Quién decide los lanzadores del equipo Cuba y el orden en que lanzan? ¿Quién mueve los hilos de la selección nacional? ¿Qué función cumple el manager?

Ferrer reconoció la calidad de Yariel y que el hecho de jugar en una liga superior como la japonesa, lo coloca en un lugar importante en el staff de lanzadores, pero que no se consideró nunca como posible abridor, teniendo en cuenta, además, que Blanco y Viera no podían ser relevistas, dado que siempre han actuado como abridores y han tenido buenos resultados a nivel internacional.

Sobre la inminente renovación que se impone en la selección nacional, Ferrer reconoció que, cualquiera sea el director del Cuba en lo adelante, ese era un tema muy necesario pues hay varios atletas longevos y el equipo necesita sangre joven.

Cuestionado sobre la posibilidad de incluir a los llamados “legionarios”, es decir, los peloteros cubanos que juegan en ligas foráneas sin el amparo de la Federación Cubana de Béisbol, Ferrer explicó que son atletas de calidad y se enfrentan a pitchers con más repertorio, pudiendo ser llamados en el futuro, siempre que cumplan con los requisitos que imponga el país. Sin embargo, en esta ocasión, se decidió conformar el equipo al preolímpico de esa manera, prescindiendo de los servicios de esos jugadores, por diferentes temas que no precisó.

¿Será posible que algún día se revele el secreto de lo ocurrido con los “legionarios? Viniendo de Cuba, parece una suerte de imposible.

Respecto a temas generales, Ferrer expresó que el prestigio del béisbol cubano todavía se mantiene vigente, a pesar de no haber ganado ningún evento internacional desde hace ya varios años y ratificó su decisión de mantenerse como director del equipo Cuba o solamente de Matanzas, según decidan las autoridades del país.

“Yo soy un soldado del INDER desde hace 49 años”, expresó Ferrer, dejando clara su posición y, quizás, el porqué de tantas incoherencias en sus declaraciones y criterios.

36 comentarios en “BOCHORNOSAS DECLARACIONES del manager del Cuba: «Yo no seleccioné esos atletas»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba